La paradoja del penalti

No son pocas las retransmisiones televisivas de acontecimientos deportivos en los que un daltónico se puede sentir en «fuera de juego». No te cambia la vida, pero como he dicho alguna vez, habrá que desahogarse de vez en cuando.

Una vez concluido el mundial de fútbol y dejando a un lado el tema de las equipaciones de los equipos que, dicho sea de paso, nos lo ponen fácil para distinguir a unos de otros, quisiera detenerme en ese momento cumbre en el que toda eliminatoria futbolística, ya sea de la competición que sea, llega a la tan temida, pero tan emocionante tanda de penaltis.

Y ahí es cuando reclamas tu momento, tu momento de silencio, claro, para saber perfectamente quién marca, quién no, dándote igual que Keylor Navas sea un monstruo parando, que Messi tire fuerte y al lado natural, o que Sergio Ramos empeñe el balón en la Puerta del Sol. No, para mí lo importante es que la infografía de todas las tandas de penaltis señala quién ha marcado o quién no, con los colores rojo o verde.

penalty_daltonico

En este caso es obvio, acompañan el resultado junto a los dichosos circulitos rojos o verdes, pero hay ocasiones en los que no lo hacen, tan sólo aparece la infografía, y si has llegado en ese momento (no sabía si iba ganando el Sevilla o el Benfica en la final de la Europa League), si por la cantidad de gente que hay no logras escuchar los comentarios, o si estás en un bar y no hay sonido (me pasó en la final de la Supercopa de Europa entre Bayern de Munich y Chelsea), pues a saber.

Digo yo, que trabajo les cuesta poner el símbolo de verificación (√) para los marcados y la (x) para los fallados. Probablemente mucho si hablamos de informática, o quizás no sean conscientes de que el 10% de los hombres podemos confundirnos. Tampoco es para tanto, ¿verdad? Que exagerado soy.

Y así podría seguir con otros deportes. Saber si Fernando Alonso está en vuelta rápida, o si está mejorando los tramos del circuito que en el que le toque correr, ya es una odisea, mejor que lo diga Lobato.

Para eso en el atletismo han sido inteligentes, a los nulos en saltos y lanzamientos, les ponen una (x). Práctico y compresible.

Y me dejo para el final el Tour. Qué deporte este del ciclismo, si te abstraes de que van puestos hasta las cejas, legal o ilegalmente (a estos últimos casi siempre los cogen, afortunadamente), como deporte es la ostia. El mérito que tienen es brutal, el sacrificio, el riesgo, la exposición del cuerpo a esos esfuerzos físicos, en fin. Pero yo me río de un detalle que no tiene nada que ver con el devenir de la carrera, y es que no tengo manera de distinguir al Maillot amarillo. Vale, cuando va escapado o con pocos corredores sí, pero como vaya con otros de equipos de color verde, naranja, o en otro tono de amarillo (y eso que el Tour lo prohíbe), ni flores. Y ni mucho menos si coincide con el Maillot verde de la regularidad. Por eso apoyo al Sky o al Movistar, que van de negro.

Menos mal que todo esto no me impide disfrutar del deporte televisado, o del deporte en directo, que también tiene lo suyo. Por cierto, no dejo más a mis niños alevines de balonmano decidir que vuelven a jugar con la camiseta roja cuando nos enfrentamos a equipos con camiseta verde, para ellos no tiene importancia, para mi son 40 minutos de suplicio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s